De acuerdo a un informe de Amnistía Internacional, se ha podido evidencia el mal uso del poder en Bielorrusia, donde las víctimas son las castigadas y no los culpables.

Las organizaciones que operan en Bielorrusia para buscar justicia, parece que están enfocando sus esfuerzos en la parte errada.

Desde las protestas realizadas en Agosto 2020 por las miles de denuncias realizadas a la policía sin respuesta, se ha podido comprobar que los agentes no tienen el deseo de hacer cumplir la ley como se debe.

Dentro de las protestas por los derechos humanos, se logró recopilar una gran variedad de evidencia relacionada a la tortura recibida por cientos de personas que realizaban pacíficamente la protesta.

Mientras que los casos de asesinato y violencia no eran tomados en cuenta por la debida autoridad.

Marie Struthers, quien es la directora de Amnistía Internacional para Asia Central y Europa Oriental, afirmó que además de no ser tomados en cuenta, las víctimas sufren de intimidación por parte de los cuerpos policiales.

De esta manera, se evidencia el total fracaso en el sistema judicial de Bielorrusia.

La comunidad internacional no pretende quedarse con las manos cruzadas y buscarán la forma de solucionar estas irregularidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *